martes, 9 de mayo de 2017

El principio del mal

El principio del mal

Hansel estaba apunto de ganar la carrera. Tenía un secreto, y es que su montura estaba dopada, pero como en la Liga de la Libertad todo estaba permitido, nadie podía echarle en cara nada. Llegó a la línea de meta sin complicaciones. Le dio un par de palmaditas en el cuello a su animal, se bajó y fue a por su premio: 10.000 rublos en madera plateada.
Tras esto salió y se escabulló lo más rápido que pudo del circo por un paso secreto que sólo conocía él.
Pero hubo alguien de quien no pudo escapar:
-Excelente carrera. Como siempre Hansel de los humanos. Es increíble lo mucho que puede correr esa curiosa criatura.
-Tengo prisa, si me disculpa...
-No, discúlpeme usted a mí- le interrumpió el desconocido, sin dejarle ir -Me temo que yo también tengo prisa por que me ayude. Es muy urgente, se lo aseguro. El Leñador está haciendo de las suyas de nuevo. Está cortando a mis hermanos de nuevo, ¡me lo han dicho los pájaros! Y ellos nunca me mienten, de hecho han sido los que me han contado lo de la carrera.
-¿Y por qué no vas tú a ayudarlos?
-Porque soy un árbol y no puedo moverme hasta allí para eso. Y además solo tú puedes alcanzarlo a tiempo. Tu veloz corredor te acercará allí en un momento.
-Es verdad que hay pocos animales más rápidos que mi pollito gigante féerico. Sobretodo si sabes cómo potenciarlo. De acuerdo, iré.
Fue un recorrido intenso por el bosque, pero su pollito no daba muestras de cansancio. Ambos habían nacido para correr, el uno con el otro. Y más aún si se tomaban los guisantes adecuados, unos que sólo Hansel y su hermana conocían.
Llegaron a dónde estaba el Leñador.
El árbol tenía razón, llevaba ya 5 árboles jóvenes impunemente asesinados.
Así que allí fue, y se plantó cara a cara con él, mirándolo con la dignidad y la soberbia propias de un noble. No era para menos, pues era un personaje famoso en el lugar.
Así que con la cabeza bien alta empezó a hablar con fuerza y claridad.
-jdjdkwbxkdoqnjodeiendkdowndkfownsjifkd.
O al menos lo que para él debía ser claridad; porque realmente más que hablar, parecía que se estaba atragantando. Emitió un balbuceo extraño sin sentido.
-Hansel, hijo mío ¿ya has vuelto a tomar guisantes alucinógenos? Y tú Gretel, ¿qué? ¿qué manera es esa de ayudarme?
-Papá, si te entretienes no llegaremos a casa con la suficiente leña, así que mejor no pares. Ya sabes que en mi estado no debo hacer esfuerzos.-
Gretel estaba embarazada de 3 meses de alguno de los chicos del pueblo. Conociéndola, seguramente de todos ellos a la vez.
-Con vuestros trece inviernos yo siempre ayudaba a mi padre ¿qué voy a hacer con vosotros?
Gretel respondió con soltura
-Alimentarnos, cuidarnos y nunca abandonarnos.
El rostro del padre de Hansel y Gretel se convirtió en una máscara oscura y no dijo más.
FIN
+
Abono de guisantes
El mismísimo Argos les abrió la puerta de la verja metálica. Era un hombre mayor, pero no era ningún anciano:
-Caramba, no esperaba visita hoy, ¿a quiénes y por qué debo el placer? 
-Buenas tardes señor...
-Por favor, llamadme Argos, como todo el mundo.
-De acuerdo, Argos... yo soy Tomoe y estos son Remo y Abel. Hemos oído hablar de sus famosos guisantes sobrenaturales y desearíamos hacerle una pequeña entrevista al respecto. Se dice tanto de ellos.
-A la gente del pueblo siempre le ha gustado hablar de lo que no conocen, les llama la atención. Como en todos los pueblos del mundo. Mis guisantes son, simple y llanamente, un poco mas grandes de lo normal.
¿Me acompañan?-
Los tres lo siguieron en dirección a su casa por un largo camino algo estrecho. A los lados había árboles frutales de todo tipo, situados aparentemente sin orden alguno. No duro mucho el silencio.
-¿Un poco? Nos han contado que son mas grandes que un puño, y que incluso son capaces de curar enfermedades- comentó Remo.
-Debe ser usted un magnífico agricultor para que se hable tan bien de usted- Añadió Tomoe.
-Hago lo que puedo. Vivo sólo en esta pequeña villa, algo apartado del pueblo, y tengo mucho tiempo libre.
Argos les sonrió amablemente.
-Respecto a eso, nos comentaron que antes vivía con su mujer. Se piensa que usted mismo la mató.
- soltó Abel.
Silencio.
El día se hizo mas oscuro, probablemente porque alguna nube habría tapado el sol o quizá porque quedaba poco para el ocaso, pero con la luz se fue la calidez.
Remo contuvo el aliento y, junto con Tomoe, reprocharon con la mirada a Abel.
En ese instante aparecieron tres mastines enormes de entre los árboles. Sus ladridos terribles hacían temblar el aire.
- Ladón! Escila! Caribdis! ¡Largo! Estoy ocupado ahora mismo.
Con un gesto suyo los animales desaparecieron.
Lanzó una mirada dura a Abel, y fue hacia un lado de la casa.
Acompañadme, -dijo secamente- no os preocupéis por los perros, solo tienen hambre.-
Ninguno se quedó tranquillo, pero por lo menos se habían ido los perros. 
-Espero que el estúpido comentario del Abel no me fastidie la entrevista -pensaba para si Tomoe. Justo estaba apunto de hacerlo volver a la furgoneta a por cualquier cosa cuando doblaron la esquina de la casa y llegaron a un jardín de flores. Formaban una amalgama de colores confusa pero bonita. Como una muñeca de trapo con muchos remiendos. Había rosas, azucenas, claveles, lirios, tulipanes, margaritas y muchas otras flores que Tomoe no conocía. Unas estaban abiertas, otras tenían formados sus capullos, y otras no. Por el camino, Argos recortó un par de lirios.
-Son para ella - dijo, q también había reparado en la mirada observadora de Tomoe - No me gusta que se quede sin flores.
El último de los rayos de la gran estrella desaparecía y empezaban a haber sombras negras entre los árboles del fondo. Salieron del jardín y llegaron a un huerto. Según seguía oscureciendo se fueron encendiendo otras luces. 
Se iluminó un camino que iba desde la casa hasta un pequeño claro dentro del huerto. Allí las luces se combinaban, dejaban de ser de un color y creaban formas increíbles. Había 5 focos que iluminaban una piedra blanca, grande y vertical; que lo vigilaba todo como un centinela. Tenía marcadas unas inscripciones. También había flores. Argos recogió unas que estaban marchitas y colocó los lirios. Al pie la piedra crecía una guisantera enorme, que cubría por completo la parte superior de la piedra. Lo cual, hacía aun más siniestra la escena, al igual que las luces. 
-Veo que también es usted bueno con la electricidad- dijo Tomoe intentando arreglar el ambiente.
Argos se arrodilló ante la piedra, se acercó a una de las vainas. Eran del tamaño de un niño en posición fetal. Sacó con sumo cuidado y mimo un guisante algo mayor que pelota de tenis. Le dio un beso, lo depositó junto a la piedra y siguió sacándolos con el mismo ritual. Luego se  y se encaró hacia ellos.
-Aquí yace mi esposa, Irial, desde hace 5 años, muy a mi pesar. Ella adoraba este huerto, y sobre todo las guisanteras. Su color, su flor, su fruto... los necesitaba en su vida... casi tanto como yo a ella...
Por eso, cuando esa enfermedad se la llevó de mi lado… la enterré aquí y puse varias semillas para germinaran cerca de ella. Así nació este ser majestuoso e impresionante como nunca antes en su especie. Lo entienden ¿no? La Guisantera creció de Irial. De alguna manera, esta planta es parte de ella y los guisantes son sus hijos....
Bueno nuestros hijos, porque yo también he cuidado de ellos, con casi tanta ternura como su madre. Asique no, ya ves que no soy su asesino, sino su jardinero JAJAJAJA

La risa de Argos parecía salida del infierno.
-Y como buen padre quiero que mis hijos también crezcan en el mejor entorno posible. –
Clavó su mirada en los huéspedes. Y abandonó la luz y se perdió de la escena.
Pero seguía oyendo su risa retumbando.
Aquél hombre tenía algo inhumano, no tenía nada que ver con quien les había dado paso no hacía tanto. De hecho, ¿serían la misma persona? ¿Podría ser que en algún despiste se hubieran cambiado los personajes? Remo agarró fuerte del brazo a Tomoe interrumpiendo sus pensamientos.
-Tenemos que irnos, ahora mismo.- Remo temblaba  violentamente y miraba a su alrededor intentando escrutar en la oscuridad el camino de vuelta. Los focos los habían deslumbrado y los ojos no se le acostumbraban. Se estaba empezando a levantar rachas viento irregulares. Abel estaba pálido como la leche. Los tres notaban que algo extraño estaba sucediendo. Algo innatural, contrario a las leyes del mundo.
Empezó a balbucear:
-Ya nos ha quedado claro que usted no tuvo nada que ver con la muerte de su esposa...
Se oyeron los aullidos de los 3 enormes perros...
Abel echó a correr sin mirar atrás. Se metió entre los árboles.
A Remo le costó más, pero tras un eterno minuto finalmente tiró del brazo de Tomoe que no había soltado en ningún momento y siguieron el camino corriendo.
Estaban viendo la puerta al final cuando volvieron a oír a los perros. Ladridos, gruñidos, y tras eso, alaridos humanos.
-Abel,-acertó Tomoe a decir-se ha debido de perder entre los árboles. Y nosotros al lado de la puerta...- Sentía el sabor a bilis en la boca.
-Que se hubiera quedado con nosotros- dijo Remo mientras sacaba un revolver del chaleco y empezaba a intentar meterle las balas aún medio temblando- por lo menos ahora servirá de distracción. Abre la puerta mientras lleno esto.-
-Tengo que avisarle.. tengo que ir a por él, tengo que hacer algo ¡¡TENGO QUE HACER ALGO!!
-NO HAY TIEMPO TOMOE, ÉL SE LARGÓ CAGANDO LECHES, ¿LO HAS OLVIDADO?¡PORQUE YO NO! QUE SE JODA, QUE SE LO COMAN. YO ME LARGO.
Airado Remo se acerca a la salida. Tocó la puerta....
-AAAAAAAHHKHF5RRPQZ7XDLSD!!!!!
 Hay un chispazo y Remo cae fulminado tras la electrocución. El olor a carne quemada inunda el ambiente. Tomoe mira incrédula mientras Remo tiene un último estertor hasta que se queda inmóvil. Cuando por fin se hace a la idea de lo que acaba de pasar se dobla sobre sí misma y vomita. Sin embargo, la verdadera angustia le llega ahora, cuando siente que los perros se acercan. ¿Dónde esconderse? No puede quedarse dentro pero debe la valla puede estar electrificada. Coge el revolver de Remo, aún caliente y corre en dirección contraria al sonido de los cánidos.
Se oye la voz de Argos, retumbando:
-Entiéndeme niña, no puedo dejaros salir... a ninguno, el secreto de los guisantes es lo que atrae a la gente aquí, sin él, me quedaría sin abono para ellos y mis hijos no crecerían fuertes.
Ese secreto es el sabor dulzón q atrae a las moscas hacia las plantas carnívoras. Como se dijo antes, a la gente le atrae lo que desconoce.-
 Hasta el viento parecía guardar silencio cuando él hablaba.
-¡Sólo necesito tu cuerpo!¡Después de muerta no lo necesitaras! ¡JAJAJAJA!- Los árboles parecían moverse con su voz y de no ser porque era imposible, habría dicho que esas palabras las articulaban los árboles. Pero no reparó mucho en ello porque lo peor era que cada vez sonaba más cerca. Y los perros también.
Tomoe los oía acercarse oculta tras un árbol. La oscuridad era ya tan densa que casi se podía tocar. Había corrido mucho y le costaba respirar. Había llegado al final de la finca y la valla seguía bloqueándole el paso. No había salida y pronto la encontrarían. Miró su arma inútil. Remo sólo había logrado meterle una bala al revólver y ella había perdido su móvil en la carrera. Estaba sola, pero pronto dejaría de estarlo. Ya casi los tenía encima…
 Tras pensarlo, tomó su decisión.

 Se pegó un tiro en la cabeza.


lunes, 8 de mayo de 2017

¡GRIS ANTES!



¡Gris antes, gris antes!...
El niño, encorvado, zigzageaba entre la gente que paseaba por la avenida, dándose calbotazos leves en la cabeza.
Gris antes, gris antes...
Sus murmullos o sus gritos, según le viniera, hacían a la gente apartarse de su camino y una burbja de vacío bailaba entre la muchedumbre sin destino.
Jaime Arto, un afamado cocinero setentón desapareció de pronto, su plato estrella, callos caramelizados sobre tierra de jamón ibérico con perlas de guisantes, le empezó a aburrir, y como de costumbre cuando el hastío le sobrevenía, marchó desapareciendo de pronto.
Jaime Arto notó que el guisante, una vez sacado de la vaina, se oxidaba de forma instantánea perdiendo el sabor a juventud, a frescor, envejeciendo de pronto los sabores, y ese matiz sobrenatural, el sabor a juventud eterna, era el que quería destacar en su plato con jamón y callos... Los críticos gastronómicos aseguraban que aquello estaba conseguido, pero Jaime era el más feroz de sus críticos, así que quería depurar la oxidación instantánea del guisante y para eso se retiró a La Rioja, a los retazos de los bosques de La Ribera, donde mastodónticos tejos de Andiano daban sombra a la evolución humana.
Allí consiguió entreverar los zarzillos entre hilos de sabia de tejo milenario y esperó la cosecha. Mimo, meditación y entrega fueron los secretos para que pasado el invierno, la planta emergiera del tronco mostrando unas bainas verdes con gordos guisantes cuajados y en su punto. Jaime abrió la baina con meticulosidad, sacó un guisante, lo miró al trasluz, testó su consistencia apretándolo entre los dedos índice y pulgar, lo olió fuertemente y al fin, se lo echó a la boca... dulce, terso, fresco, sabroso... JOVEN, sí joven... lo había logrado, el guisante con sabor a juventud eterna... Así que cogió la cosecha, se ducho y vistió de cocinero y se subió al todoterreno abandonando su retiro...
Deseaba llegar al restaurante para rehacer su plato estrella, pero ¡oh!... de repente sus pies se alejaron de los pedales, su manos no abarcaban el volante... sí, estaba empequeñeciendo, rejuveneciendo... se miró en el retrovisor, su pelo era negro, antes, hacía unos minutos era gris... abandonó el coche en mitad de la ciudad y salió de el a trompicones...
¡Gris antes!, ¡gris antes!... Jaime Arto, niño ahora, como una burbuja de vació bailaba entre la muchedumbre sin destino, las palabras le desaparecieron de pronto, las ropas se le echaron encima, se convirtió en un feto húmedo y cálido y después en nada.

Recoge el guante, haz malabarismo creativo con siete premisas, acepta el reto. Nos vemos las caras en JUNIO

El reto es crear un texto con los siguientes requisitos:

QUE SE LEA EN DOS MINUTOS
QUE TENGA LA PALABRA ELEFANTE
QUE TENGA 30 MAYÚSCULAS
DE CONTENIDO CONTEMPORÁNEO
QUE EN EL TEXTO NO HAYA HACHES
QUE INCLUYA UN SALTO
QUE TENGA LA FRASE "NO S EPUEDE SUBIR"

Nos reuniremos en la biblioteca de San Javier a las 21:00 horas el viernes de Junio que concretemos vía Whatsapp... apúntate al CLUB DE ESCRITURA CREATIVA AIKE si no eres miembro mandando un mensaje con esa intención al 636484114.

Sabéis que este Club va a la deriva de la corriente de quienes lo forman, es autogestionado y para formar parte de el sólo tienes que venir a las sesiones que se convocan. La dinámica es leer conjuntamente los textos cuya temátcia se propuso en la sesión anterior... compartir y proponer ejercicios.




jueves, 27 de octubre de 2016

Microrrelatos eróticos

Saludos, la sesión del viernes 4 de noviembre del Club de Escritura Creativa, (único club en el mundo del que se es miembro cuando uno acude a las reuniones, y el único requisito para ser miembro es estar en la reunión de turno)... Lo que decíamos, la reunión de este viernes 4 de noviembre ARDE.

Ven a la Nena Espacio Artístico en Santiago de la Ribera, en calle Conde Lisea, 9,  el 4 de noviembre a las 22:00 horas a participar en la NOCHE DE CORTOS ERTÓTICOS. El reto es el siguiente:

Traer un microrrelato erótico de no más de 150 palabras, y previo al visionado del corto de cine de turno erótico que te toque, hacer su lectura en voz alta... así nos levantaremos como pistones engrasados de la máquina erótica.... juntaremos el cine con el relato. Está en nuestras manos.

Ya sabes, eres socio del Club si vienes, sea la primera vez o la quinta, sólo tienes que aceptar el reto, acudir y decir en voz alta... ¡yo quiero leer lo que escrito!... y algún otro miebro del club te llevará de la mano...

Os espremos

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Fiesta sesión del Viernes 7 de Octubre a las 21:00 horas en la Biblioteca de San Javier

Saludos... nos vemos el viernes 7 de Octubre a las 21:00 horas en la biblioteca de San Javier...

ESTA VEZ HACEMOS UNA FIESTECILLA... ESTO ES, QUE CADA CUAL TRAIGA LO QUE QUIERA DE COMER Y BEBER a la biblioteca de San Javier, así empezamos la temporada a gusto.

... Cada uno lo suyo y lo compartimos...Sobre los textos... EN ESTA OCASIÓN debemos traer  un relatillo (no más de 150 palabras)  y venir con ropa que tenga que ver con el mismo, (o algún detalle)... Tras esto, podemos empezar la fiestecilla, y mientras lo celebramos, por suerte o voluntad, uno/a empieza a escribir un relatillo con dos frases, se lo pasa a otra persona que lo continúa con otras dos frases, así hasta el último, (todo esto mientras festejamos), al final se lee el "relatostein"... decidimos lo del mes que viene y a la calle... ¡A la calle! que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo...

Sabéis que es una actividad abierta a todo el mundo, sólo tenéis que venir el primer viernes de cada mes a las 21:00 horas y subiros al tren del CLUB DE ESCRITURA CREATIVA AIKE. Te llevaremos de la mano.

miércoles, 13 de julio de 2016

Reto de la sesión del 15 de julio a las 21:00 horas... hacer malabarismo literario con cinco palabras extraordinarias

Saludos,

el reto de la sesión de este viernes 15 de julio es traer

un texto con cinco extravagantes, extraordinarias y, sobretodo, desconocidas palabras de nuestra lengua, que han de estar recogidas en el DRAE. Luego, anotaremos todas las palabras y sus significados, y tendremos que hacer frases utilizando esas palabras, que han de tener cierta complejidad, para luego jugar a un juego con las frases en cuestión (hay ciertas reglas que se explicarán en la sesión, para no quitar la sorpresa)...

En fin, experiemnta con la biblioteca, tratete tu texto a la biblioteca de San Javier el 15 de julio a las 21:00 horas con 5 palabras extraordinarias

lunes, 9 de mayo de 2016

Texto para el próximo 3 de Junio. Relato sobre la historia de una sociedad inventada


Este viernes 3 de Junio a las 21:00 horas ven a la biblioteca de San Javier con un relato de una cara de un folio para compartir.

En esta ocasión el tema es "Historia de una sociedad inventada"... Sorpréndenos y déjate sorprender...

Con todos los retazos de historias de sociedades inventadas crearemos una para jugar con la creatividad y hacer tangibles sus frutos.


       Participa en el Club de Escritura Creativa, hazlo tuyo, sólo tienes que venir  todos los primeros viernes de mes a las 21:00 horas para blandir la creatividad literaria.